Bienvenidas sean, gentes de
La Codosera
y de más allá de este bendito lugar

 

   El viajero que con frecuencia llega a Chandavila, en cada ocasión, no deja de encontrar algo sorprendente. Hace poco, la familia del escultor fallecido, el extremeño, Antonio Pérez Cardenal, ha donado dos obras de indudable valor artístico.

   Una, “La Cabeza de San Juan Bautista”, y la otra, “Inmaculada Concepción”, las cuales irán a engrosar los fondos del reciente Museo de Chandavila.



Entrada al Santuario de Chandavila

Cabeza de San Juan Bautista

Entrada Museo

   Otra de las novedades reciente, es la construcción de la capilla que llaman, “De la Reconciliación”, una palabra que en Chandavila cobra peso, por ser uno de los mensajes que dio la Virgen, en el año 1945, a las videntes.

   Construir una nueva capilla en este recinto sagrado, ha sido todo un reto inesperado que nadie esperaba, pero las circunstancias arquitectónicas de las obras que a través de los tiempos se han ido añadiendo, quisieron quedar el hueco preciso para, con un presupuesto muy ajustado, la capilla citada haya visto la luz.

   La capilla es preciosa. Nada de lujos pero llena de obras de artes. La figura del artista Lázaro Gumiel brilla por todas partes. Paredes con bocetos de sus trabajos a ambos lados y en el fondo imágenes de un valor artístico incalculables, para el gozo de los fieles, adornan los altares.

   Al presenciar todo cuanto aquí se hace, uno no puedo menos que pensar en otra capilla, no construida, que tantos dolores de cabeza le ha traído a doctores, políticos, párrocos y ciertas familias, desde los comienzos de las apariciones.
 


El Santuario en Construcción
 

Primera imagen sobre el altar bajo el castaño de las apariciones
 

Primera capilla en construcción, con Marcelina, su madre, el Rolo y otros albañiles

   El nombre que le han dado a la nueva capilla es formidable, pero la reconciliación en Chandavila es una asignatura pendiente sin resolver al día de hoy.

   En Chandavila, se reza, se canta, se disfruta del paisaje y se hacen mil cosas, pero en Chandavila también se calla. Y todo porque un problema tan fácil de resolver como ha sido construir una capilla pequeña, no sabemos por qué, hasta el día de la fecha no se ha hecho.
 



 

Nave principal del Santuario

Lápida sobre la cripta del escultor Lázaro Gumiel

Jardines del Santuario

   Cuando hablamos de una nueva capilla, estamos calculándoles unas dimensiones de 15x15, lo que son 225 m2, que es lo rayado con el tacón de su zapato, mientras que caminaba de espalda y sin mirar, por la vidente Dolores Lucio, en pleno éxtasis. Una cifra, al coste, fácil de soportar.

   Hace casi 70 años, los responsables de construirla, tal como dicen fue el deseo de la Virgen, pusieron como excusa al desplazarla más abajo del lugar, el desnivel del terreno, por inclinado y abrupto, hoy día fácil de solucionar allanando cuanto fuera preciso.

   Echarle la culpa a los otros, no justifica que el problema se mantenga dormido como si nada nos importase.

   Un problema que nos debe de importar y mucho. Primero para reconciliarnos con la familia de Dolores Lucio, la cual se ha visto desplazaba en todo el proceso posterior a las apariciones.
 



Afra con sus amigas, un
día de romería
 

Pozo de agua en el lugar de las apariciones
 

Pequeña capilla en el lugar de las apariciones
 

 Imagen de la Virgen situado encima del tronco del castaño donde se apareció

   Segundo, de cara a los files que nos visitan. Cuantas personas llegan a la parte de arriba, preguntan, y a mas de uno se le debe de atragantar la lengua para poder dar una explicación convincente, y el que logre comentarlo y descifrar el embrollo, ante el visitante, queda como en una situación rara.


La Virgen de Chandavila

   El nombre de la nueva capilla, "Reconciliación", requiere iniciar conversaciones con la otra parte, como si de un juego de niños se tratara, algunos dirían oscura, por su humildad, al verse desatendidos ante un mensaje que creían tan válido como los otros, y después buscar la financiación para construirla. Me consta que Pablo, el hijo mayor de Dolores, de la herencia de su madre, tiene reservado un dinero, con el que está dispuesto a colaborar en la medida de sus posibilidades, cuando llegue el día que se construya la citada capilla.


Capilla. Detalle

   Ante tantas facilidades, creo que es la hora de entablar conversaciones y reconciliarnos todos con todos, aquí no debe haber ni buenos ni malos. En Chandavila se apareció la Virgen, que es una sola, no hay otras, por lo que hablar de historias pasadas es cerrar los ojos a la realidad.

Jose Luis Olmo Berrocal

VOLVER A CURIOSIDADES
 

 
 

                                                                                  diseño y alojamiento - Portal de La Codosera- © Copyright 2008 - Aviso Legal